El mosquito tigre se expande por España

plagas mosquito tigre

El mosquito tigre o Aedes albopictus es fácil de identificar ya que su tamaño y rayas lo hacen muy característico, pero sin duda alguna son esas picaduras enormes y dolorosas su firma personal.

Procedente del sudeste de Asia, el mosquito tigre entró en la península por Cataluña y desde entonces se ha ido expandiendo por toda España. De hecho esta especie fue incluida en el Catálogo Español de Especies exóticas Invasoras en 2013, aunque fue detectado por primera vez en nuestro país en 2004.

El mosquito tigre por sí solo no se desplaza grandes distancias, de hecho se cree que pudo entrar en España con un cargamento de neumáticos. Y es que hay pruebas de que su propagación se ha facilitado con el transporte no sólo de mercancías, sino que también se desplaza en nuestros vehículos particulares. En consecuencia, no está de más echar un vistazo, aspirar esquinas, zonas oscuras y los asientos por debajo, además de rociar el interior con algún producto que acabe con ellos antes emprender el viaje.

Así, pese a que su hábitat natural son las zonas costeras, el mosquito tigre que se adapta muy bien a su entorno, puede encontrarse ya en zonas de interior siendo las aguas estancadas su lugar predilecto.

A pesar de que lo más molesto hoy en día es su picadura, la gran preocupación es que se convierta en un transmisor de enfermedades, como ya ha ocurrido en otros países como Grecia donde en 2010 llegó a provocar varias muertes, y es que los mosquitos son, pese a su pequeño tamaño, los animales que más muertes provocan en los seres humanos. Como en otras especies de mosquitos, es la hembra la que pica ya que necesita nutrir los huevos con las proteínas que toma de nuestra sangre.

Pese que las Comunidades Autónomas junto al Ministerio de Sanidad están intentando reducir su población, erradicarlo es difícil y costoso ya que hay que centrarse en la larvas. A nivel particular se pide informar a las autoridades de avistamientos para así tener controlada su expansión, de hecho ya se ha puesto en marcha una aplicación móvil. También se recomienda eliminar aquellos lugares donde se pueda almacenar y estancar agua ya que las hembras depositan sus huevos en este hábitat.

Además, el mosquito tigre suele alimentarse de día, sobre todo al atardecer o al amanecer, pero desgraciadamente en la actualidad hay un factor que juega en nuestra contra y es que junto con Italia, somos el país con mayor contaminación lumínica de Europa. Como resultado, la actividad del mosquito tigre se ha prolongado a lo largo de la noche.

Como para el resto de mosquitos, si queremos evitar su picadura lo mejor es disponer de mosquiteras y utilizar repelentes, insecticidas eléctricos o ultrasonidos para insectos entre otros . Algunos consejos extra serían evitar colonias o jabones muy perfumados, si tendemos en exteriores sacudir la ropa una vez seca, utilizar ropa fresca pero que nos cubra la piel y mantener una buena higiene personal ya que nuestro olor corporal puede hacernos irresistibles al mosquito tigre.

Cómo evitar la aparición y reproducción de cucarachas

Cómo evitar la aparición y reproducción de cucarachas

Por fin llega el buen tiempo pero con él las primeras cucarachas y efectivamente, no hay nada más desagradable que llegar a la cocina y ver alguna rondando por ahí o peor, volando.

Si el problema es grave y estamos hablando de plaga de cucarachas, lo mejor es que contactes con un profesional o hables con tus vecinos y decidáis hacer una desinfección del edificio, lo que será una buena solución para todos.

Si el problema es leve, hablamos de avistamientos esporádicos, lo mejor es mantener una buena higiene y limpieza en el hogar.

De cualquier forma lo mejor es conocer bien a nuestro enemigo para saber cómo combatirlo.

Una de las cucarachas más habituales en nuestras ciudades y hogares es la comúnmente conocida como cucaracha americana. Estas cucarachas tienen preferencia por lugares cálidos, húmedos y oscuros, por lo que es normal verlas aparecer por la noche. Pueden llegar a medir 4cm, suelen vivir entre 14 y 20 meses y una hembra adulta puede llegar a tener 800 crías al año. Las hembras ponen ootecas o cápsulas que contienen huevos en zonas con abundante humedad y alimento para asegurar su perpetuación.

En primer lugar sellaremos todas aquellas rendijas u oberturas por las que puedan acceder a nuestra vivienda. Es ideal el uso de mosquiteras pero habrá que revisarlas bien para asegurarse de que cierran bien y de que no tienen ningún roto por donde puedan pasar.

En segundo lugar tendríamos que hacer una revisión y comprobar que no tenemos ningún habitante indeseado por nuestra casa. Como comentábamos, los lugares húmedos, oscuros, cálidos y con restos de comida suelen ser los paraísos de la cucarachas. Revisad cañerías, tuberías y desagües, que no haya ninguna fuga o se os haya derramado algún líquido. Por las noches intentad tapar los desagües para que les sea imposible acceder por ellos.

El cubo de la basura es otro de sus grades aliados ya que reúne las mejores condiciones posibles para las cucarachas y futuras cucarachas. Tenemos que intentar sacar la basura a diario y limpiar el contenedor con productos de limpieza de forma habitual.

Los alrededores de los electrodomésticos, sobre todo de lavadoras y lavavajillas donde el calor y la humedad son característicos, sin contar con que dejan recovecos entre el resto del mobiliario, también suelen ser el escondite perfecto para las cucarachas.

Y por último la higiene. Bien sabemos que con el calor la comida dura poco fuera de la nevera y los alimentos se descomponen mucho más rápido, así que aunque la pereza se apodere de nosotros lo mejor es fregar la vajilla nada más acabemos de comer y guardar las sobras de forma hermética o en la nevera. Además es conveniente limpiar los restos de grasa que se acumulan en los aparatos con los que cocinamos.

Con estas pequeñas directrices evitaremos la aparición de cucarachas en nuestros hogares. Sin embargo, si el problema persiste lo mejor será contactar con un profesional para evitar su aparición ya que además de desagradable no es higiénica ya que son un foco de infección.

Las palomas y el riesgo que suponen para la salud humana

palomas urbanas

Las palomas urbanas, como seres vivos que son, pueden padecer enfermedades infecciosas además de portar parásitos como piojos, pulgas o garrapatas. No obstante y aunque los casos de transmisión de enfermedades no son comunes ya que suponen haber tenido un contacto directo con el animal o con sus excrementos, es mejor evitarlas o por lo menos no alimentarlas para así controlar su población, en conjunto con las medidas aportadas por los ayuntamientos de nuestras ciudades.

Otro problema derivado de la población de palomas son sus heces y el deterioro que pueden provocar ya que son corrosivas. Esto es debido a que las heces de las aves contienen ácido fosfórico que no sólo maltrata edificios sino que también puede dañar estructuras metálicas, como la carrocería de un coche, sobre todo si se combina con las altas temperaturas que alcanzamos en las estaciones más calurosas.

Pese a que el riesgo de contraer una enfermedad transmitida por las palomas es muy bajo, también es cierto que existen grupos de mayor riesgo como niños, ancianos y personas con el sistema inmunológico más debilitado ya que sus defensas estarán muy bajas. Como siempre, en este y en cualquier otro caso relacionado con la salud, lo más recomendable será mantener una buena limpieza y evitar el contacto directo con las palomas y sus excrementos, y así prevenir que hongos, bacterias, virus o parásitos puedan alcanzarnos.

Acciones a eludir serían por ejemplo, que los niños se acerquen a jugar con las palomas o que les den de comer ya que de este modo sólo las atraemos. Además las plumas pueden contener ácaros y el propio animal puede tener piojos o garrapatas. Ya que no podemos tomar precauciones en su desparasitación, como lo hacemos con nuestros animales de compañía, lo mejor es mantener la distancia.

Por otro lado, si queremos limpiar una superficie de excrementos de paloma lo mejor es hacerlo con abundante agua y tomando las medidas higiénicas necesarias como ponerse guantes o incluso mascarilla y es que cuando los excrementos de palomas se secan pueden diseminarse por el aire. Así que como más vale prevenir que curar, es recomendable usar mascarilla para evitar que el polvo que se levante pueda ser inhalado accidentalmente. También es importante lavarse las manos para así desinfectarlas una vez hayamos terminado de limpiar los excrementos de paloma.

De hecho las enfermedades que pueden llegar a transmitir las palomas son habitualmente respiratorias siendo las más comunes la alveolitis alérgica, la tuberculosis aviar o la neumonía atípica, a raíz de la inhalación del polvo fecal o por hipersensibilidad a las plumas. Dentro de lo serían las enfermedades digestivas la más común sería la famosa salmonelosis, fruto de la ingestión de alimentos que puedan estar contaminados.

Hoy en día podemos ver que para mantener alejadas a las poblaciones de palomas se usan púas, mallas y alambres. También existen productos repelentes así como sonidos que pueden ahuyentarlas. De todas formas y como mencionábamos con anterioridad los métodos que tenemos más a nuestro alcance son la limpieza y evitar el contacto directo.

COANDI

Coandi presta servicios de Higiene Especializada, Control de plagas y Higiene ambiental, realizando entre otras actividades la desratización, desinsectación, desinfección, control de aves, tratamientos de madera, tratamientos frente a la legionelosis entre otros servicios.

  • Desratización
  • Desinsectación
  • Desinfección
  • Control de Xilófagos
  • Tratamientos Fitosanitarios
  • Control de Aves
  • Tratamientos de Legionella
  • Control de Mosquitos y Voladores

Disponemos de mas de 25 años de experiencia

Desratizacion Ecologica by COANDI

Desde hace ya algún tiempo COANDI viene apostando por los métodos que no utilicen venenos para erradicar o combatir a las plagas.

La desratizacion tradicional, a causa del empleo de venenos y la dispersión de cadáveres en el ambiente, comporta serios riesgos que afectan a animales no objetivo y a la propia higiene de las instalaciones.

Nuestro revolucionario sistema combate la presencia de roedores sin empleo de venenos garantizando higiene y seguridad del ambiente donde es implantado.

Combina los dos parámetros esenciales para un buen control de roedores: la monitorizacion, y su captura, por lo que resulta un método completo y útil tanto para la prevención y monitorizacion como para la actuación en casos de plaga.

  • Ecológico
  • Alta Eficacia
  • Natural
  • Biológico
  • Seguro
  • Higiénico
  • Completo
  • Eficiente
  • Garantía APPCC

Si quieres saber mas o deseas contactar con nosotros no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de:

controldeplagas@coandi.es  o al Tlf: 902090142

EMPRESA SERIA Y CERTIFICADA

En COANDI hoy nos hacemos eco de esta noticia que salio en diferentes medios en la cual un hombre fue detenido tras suplantar la firma de un responsable técnico.

Queremos hacer constar que según el R.D. 830/2010, el responsable técnico de una empresa de control de plagas tiene que tener  Título universitario que acredite la obtención de competencias y conocimientos adecuados para la gestión de los procesos de control de organismos nocivos, relacionados con la sanidad ambiental, o la ingeniería sanitaria, rama de la ingeniería dedicada básicamente al saneamiento de los ámbitos en que se desarrolla la actividad humana o  Título de formación profesional de grado superior específico en salud ambiental. Por la posesión de un título de formación profesional, curso de especialización de formación profesional a los que se refiere el apartado anterior, o de un certificado de profesionalidad que acrediten las unidades de competencia correspondientes a la cualificación profesional Gestión de servicios para el control de organismos nocivos (nivel3)

 

En COANDI defendemos la dignidad del sector así como la profesionalidad  del mismo y no estamos de acuerdo con las practicas fraudulentas como estas.

Por ello queremos hacer constar, que es de suma importancia el contratar a una empresa debidamente acreditada y con valores como la seriedad, la calidad, etc.

Detenido por suplantar a un técnico de control plagas

  • El arrestado está acusado de un delito de estafa continuada al cobrar por trabajos sin autorización

La Guardia Civil ha detenido a un hombre por utilizar la firma y el sello profesional de responsable técnico de otra persona para ejercer la actividad de control de plagas, una estafa que realizaba desde el año 2015 y que usó en un centenar de ocasiones.

El detenido por la Guardia Civil en L’Alcudia de Crespins (Valencia) es un hombre de 66 años al que se acusa de un delito continuado de estafa documental, según ha informado en un comunicado.

En octubre una persona afectada por la estafa presentó una denuncia y la Guardia Civil comprobó que se trataba de un varón que utilizaba la firma y el sello de responsable técnico de otra persona sin su consentimiento.

En los libros registro del responsable técnico estaba reflejado la firma y el sello de la persona perjudicada, y los agentes encontraron la copia “madre” que el detenido usaba para digitalizar los documentos y así poder firmar y sellar trabajos de control de plagas.

Desde el año 2015 había utilizado fraudulentamente este sello en cerca de un centenar de ocasiones.

Las diligencias instruidas han sido entregadas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Xàtiva.

RETIRARÁN DE ALCÁZAR UNA FUENTE PÚBLICA PARA EVITAR POSIBLES CASOS DE LEGIONELLA

El Ayuntamiento ha tomado la decisión de transformar la fuente de la Plaza de Santa Quiteria en un pequeño jardín ornamental para evitar posibles riesgos para la salud de vecinos y vecinas. Riesgos derivados, fundamentalmente, de la descomposición del agua que favorece la proliferación de bacterias como la legionella.

El análisis del agua de esta fuente ha dado positivo, en dos ocasiones, y en índices muy mínimos que no suponen alarma (100 sobre 9.000) en la existencia de legionella. El pasado 13 de febrero, cuando se conocieron los resultados de la segunda analítica, desde el Ayuntamiento se tomó la decisión de poner en marcha el protocolo de limpieza requerido, vaciar la fuente y convertirla en un pequeño jardín ornamental.

“Aunque no hay motivo para la alarma, no queremos arriesgarnos a que con el aumento de las temperaturas pueda incrementarse el riesgo para la salud de vecinos y vecinas. Más en una zona tan céntrica, próxima a un colegio y a una iglesia y con un paso de transeúntes elevado”, comenta la alcaldesa Rosa Melchor. A lo largo de la semana se remitirán cartas a los vecinos, comercios, colegio y parroquia de la zona explicando la decisión que se ha tomado y las actuaciones que se están realizando.

Hasta el momento, se ha vaciado la fuente, se está realizando una cloración para limpiar el circuito y se retirarán los objetos que hacían posible su funcionamiento -como es el caso de la bomba- para preparar este espacio como jardinera. Las actuaciones se están llevando a cabo de forma coordinada entre la empresa encargada del mantenimiento y los técnicos municipales. En las próximas semanas podrá disfrutarse de este nuevo elemento ornamental que evitará riesgos no deseados para la salud de los vecinos.

http://cadenaser.com/emisora/2017/02/20/ser_ciudad_real/1487583766_331079.html

Un dia con un inspector de Sanidad

RATAS EN LA NEVERA Y CUCARACHAS EN EL ARROZ: CONFESIONES DE UNA INSPECTORA DE SANIDAD

Cada año se producen en España unas 8.000 intoxicaciones alimentarias, la mayoría en bares y restaurantes. El trabajo de personas como Cristina evita que sean muchas más

Velan por nuestra seguridad sin que sepamos que están ahí, como hombres (y mujeres) de negro. Los dueños de bares guarros los temen, mientras el resto de la población ignora su labor. Los inspectores de Sanidad vigilan establecimientos tan diversos como restaurantes y centros de estética. Hemos hablado con uno de ellos para desvelar un poco más sobre una profesión muy desconocida que despierta todo nuestro morbo.

La única condición que pone nuestra inspectora levantina, a la que llamaremos Cristina, es no desvelar su nombre. Por supuesto, comenzamos con la pregunta más obvia, aquella que cualquiera de ellos está cansado de escuchar:¿qué es lo peor que has visto? Resulta irónico que nuestra entrevistada sufriera una de sus peores experiencias como clienta: “En un restaurante conocido, me cayó una cucaracha del techo al plato de arroz. También tuve que poner los pies en alto una vez, en otro lugar, porque había una rata”.

Cucarachas y ratas —también hormigas— son más comunes durante su jornada laboral. “Una vez me abrieron la cámara frigorífica de un restaurante chino y había pelos de rata pegados en la pared, junto al hielo”. ¿Acaso es cierta la leyenda de la carne poco ‘ortodoxa’ de estos sitios? Ni confirma ni desmiente: “Es cierto que la carne de gato es muy parecida a la de conejo, pero yo me inclino más por las condiciones sanitarias tan deficientes que presentan”.

Una vez me abrieron la cámara frigorífica de un restaurante chino y había pelos de rata pegados en la pared, junto al hielo

Las inspecciones pueden ser debidas a una denuncia o por control rutinario.Este tiene lugar como mínimo dos veces al año, aunque en lugares como centros de reproducción asistida y de reconocimiento de conductores, las visitas son al menos una vez cada tres meses.

Cristina enumera la que para ella es la trinidad de la guarrería de los establecimientos hosteleros. Tres tipos de local en los que jamás hay que entrar: “Restaurantes chinos, kebabs y los españoles cutres”. La inspectora confiesa que sufre deformación profesional: “Siempre que entro a un sitio, tengo que ver la cocina, y en cuanto lo hago sé si voy a comer a gusto. Si la gente antes de entrar a estos sitios viera la cocina, no se quedaría, que es lo que me pasa a mí. Nunca como en determinados sitios porque sé lo que hay, aunque por fuera te pongan un mantel de tela, no me lo creo”.

Para muestra, un botón: “Estaba leyéndole la cartilla a un chino que tenía los platos sin cubrir con un cristal. De repente tose de cara al alimento y veo que se le escapa un moco. Le digo: ‘Oye, quita ahora mismo eso de ahí’. Según él, no me entendió bien, porque quitó el moco… y dejó el alimento ahí. Si eso lo hace delante de mí, ¡qué no hará detrás!”.

La inspectora critica las condiciones higiénico-sanitarias “muy deficientes” de algunos establecimientos llevados por inmigrantes: “Les pedimos la misma normativa que al resto de bares, pero hacen como que no entienden”. La lista de infracciones es kilométrica: “No respetan la cadena de frío, no se lavan las manos, almacenan las cosas en un cuartucho entre la escoba y el butano, cocinan con infiernillos eléctricos en cuartuchos a 40ºC, no saben lo que es el carné de manipulador de alimentos…”. Los baretos guarros llevados por españoles no salen mejor parados en su opinión: “Los nuestros no tienen excusa, tienen licencias de hace mil años cuando las regulaciones sanitarias no eran tan específicas, yo los habría cerrado todos”.

Nosotros ponemos multas, la más pequeña de 3.001 euros, pero hace falta más mano dura

Como los médicos forenses, los inspectores de Sanidad no tienen otra que enfrentarse a la realidad de su trabajo con algo de humor. “Hacemos ‘apuestas’. Cuando el camarero se mete en el baño, le digo a mi compañero: ’20 euros a que no se lava las manos’. Todos los hombres hacen igual: salen subiéndose la cremallera y se van directo a la barra. Luego ese señor corta el pan que yo me como, ¡imagina que tiene una enfermedad venérea!”.

En un ambiente con tantas infracciones, es fácil pensar en la existencia de sobornos e incluso amenazas. “¿Nos han llegado a poner dinero encima de la mesa? Sí, pero hace mucho tiempo. Todo el mundo tiene un precio, pero jugártela por tan poco… somos bastante honrados”. Aun así, Cristina explica que hace un par de décadas vivió un caso en el que dos inspectores acabaron en la calle por aceptar cohechos, e insiste en que antes pasaba “muchísimo más”.

Los inspectores de Sanidad son seleccionados por oposición y los requisitos necesarios incluyen ser funcionario y haber estudiado alguna de las carreras compatibles con la profesión. A grandes rasgos, los veterinarios se dedican al control de la alimentación en bares y restaurantes; los farmacéuticos, a la inspección de productos sanitarios en farmacias; los médicos, a vigilar centros sanitarios. Como en otros sectores públicos, la falta de nuevas plazas ha hecho que su número baje en los últimos años.

Cuidado con el huevo y las salsas

Visto el panorama, le pedimos a Cristina que comparta una serie de consejos para clientes. El primero no sorprende: “No entres donde no haya gente”. La lista de alimentos a evitar ha cambiado en las últimas décadas: en los noventa, Sanidad prohibió el uso de huevos para elaborar mayonesas y salsas, que ahora llevan un sucedáneo para evitar la salmonelosis, por lo que son seguras en ese sentido. Aun así, nuestras inspectora insiste en que lo más peligroso son los huevos en mal estado.

Las croquetas, sospechosas habituales de contener sobras del día anterior, ya no son motivo de preocupación: “Ahora nadie las hace, son congeladas. Las van haciendo y sacando y las venden como caseras, así sale más económico”. Según Cristina, nos sorprendería saber la cantidad de alimentos que salen del congelador. “¿Alguien se cree que en una cena pueden poner saquitos de verduras con tempura recién hechos a 100 personas?”.

Es muy difícil que un sitio con categoría, y hablo de cualquier restaurante con menú de 12 euros, haga estas cosas

Un entrecot al roquefort o a la pimienta parece un apetitoso manjar, pero para los inspectores las salsas no son más que un trampantojo. “No hay que pedir cosas con salsa porque enmascaran. A menos que conozca el sitio y sepa que es cocina de mercado, siempre me mosquean. Cuando empiezan a estropearse las carnes y los pescados, lo tienen fácil: para que no huela, lo hacen en salsa”. Por ese motivo, si no conocemos el lugar, lo mejor es pedir todo a la plancha. La inspectora cuenta un caso real que conoce bien: “Un bar preparaba bocadillos para el fútbol y con todo lo que sobraba hacían un revuelto, le ponían unas salsas y lo vendían el lunes”.

La gran pregunta, llegados a este punto, es por qué no cierran más restaurantes. “Esa pregunta habría que hacérsela al ayuntamiento, que es el que tiene poder de cerrar”. En hostelería, son los ayuntamientos quienes dan las licencias y por lo tanto los que tienen la última palabra ante un posible cierre. La Conselleria de Sanidad da la autorización como registro alimentario, al ser empresas que manipulan alimentos y trabajan con cadenas de frío: “Nosotros podemos poner multas, la más pequeña de 3.001 euros, pero hay mucho miedo a ello. Hace falta más mano dura”.

El esfuerzo de Cristina y sus compañeros no impide que cada año se produzcan unas 8.000 intoxicaciones alimentarias en España, según datos de 2009 del Centro Nacional de Epidemiología. Un 70% de ellas son debidas a salmonelosis (5.000 casos) y el resto a gastroenteritis (sobre todo por ‘Escherichia coli’), anisakis e incluso botulismo. En 1991, antes de que se prohibieran las mayonesas con huevo, la media de casos anuales ascendía hasta los 30.000.

No todo el mundo es guarro

Bastan 20 minutos de conversación con Cristina para que se quiten las ganas de volver a pisar un restaurante. La inspectora nos tranquiliza: “Es muy difícil que un sitio con categoría haga estas cosas. No hace falta que tenga dos estrellas Michelin, hablo de cualquier restaurante que se precie de menú de 12 euros”. Insisten en que las historias aquí narradas pertenecen a locales “de calidad muy baja, ese bareto oscuro que entras y ves una tortilla que no sabes los años que lleva ahí”.

Es fácil recordar pelos de rata en la nevera y mocos en los platos, pero también hay ejemplos opuestos. “El típico bar pequeño que lo lleva una familia y está como los chorros del oro. Entras y ves a una mujer de 70 años dándole lustre al acero inoxidable que parece que ni se cocine allí de las horas que pasa limpiando”. Cristina opina que es una cuestión de mentalidad: “No es porque estés ahí, es que ella es así”. Por desgracia, para otros la guarrería es intrínseca… incluso delante de un inspector de Sanidad.

CONOCIMIENTO, FORMACIÓN, INFORMACIÓN = MEJORA CONTINUA

El conocimiento, la información y la formación, son la base para luego tener la habilidad y poder realizar los trabajos. Muchas veces confiamos a empresas externas estas actividades, pero es mucho más importante tener formación interna.

La formación continua interna es la base para tener personal preparado, el disponer de una buena biblioteca de varios temas, es básico para esto.

Desde COANDI apostamos por la formación de nuestro personal con el fin de prestar a nuestros clientes, servicios de calidad con un alto nivel de satisfacción.

Apostamos por una mejora continua, y creemos que la formación es un pilar básico en dicha mejora.