¿Cómo evitar las plagas en las plantas? 

Es importante que durante todo el año estemos cuidando nuestras plantas para que no les aparezcan plagas. Este tipo de problemas es muy común cuando empieza el cambio del tiempo, puesto que es motivo para que los bichos empiecen a buscar nuevos sitios donde instalarse. Ya sean plagas u hongos lo que aparezca en tu planta tienes que detectarlo cuanto antes y desde el primer momento ponerle remedio. Para que tus plantas sigan luciendo bonitas y brillantes como hasta ahora, vamos a enseñarte de qué manera puedes evitar las plagas en las plantas de vivienda.

¿Qué hago para que mi planta esté sana? 

Vamos a detallarte una serie de consejos con los que podrás evitar que tus plantas sean la víctima de bichos y malas bacterias que puedan dañarlas:

  1. Como pasa con muchos insectos que afectan a aquellos lugares sucios y sin limpieza, es lo mismo que con las plantas. Atacan a las plantas débiles que no estén bien abonadas por lo que evita esta situación y abónalas constantemente cuando veas que lo necesitan. Eso sí, siempre sigue las instrucciones y las recomendaciones, puesto que no todos los abonos son iguales y un exceso de este producto puede realizar el efecto contrario al que buscamos.
  1. Aparte del punto anterior, también tienes que aplicar tratamientos preventivos. Por ejemplo, insecticidas o productos que eviten la aparición de bichos que no son buenos para tu maceta.
  1. Aunque veas que se han instalado bichos, tienes que saber que no todos son malos. Incluso alguno de ellos puede ser hasta beneficiosos para tus plantas. Antes de ponerte a hacer nada, identifica el insecto para conocer lo que realmente está haciendo con tu planta. Muchos bichos se aposentan en ellas para alimentarse de los malos insectos que pueden dañar a las plantas.
  1. Cada un par de días, date una vuelta por tu pequeño jardín o por la zona de donde estén tus plantas para revisarlas. Este punto es muy importante para detectar cualquier irregularidad que puedan presentar.
  1. Como ya sabrás, pero tenemos que recalcártelo. Caemos en el error muchas veces de regar en exceso perjudicando a nuestras plantas. Este es un motivo por el que pueden aparecer hongos propios del agua. También pasa cuando llueve muchos días seguidos sin parar.
  1. Detecta lo que es bueno en tu planta y lo que no lo es. Por ejemplo, que amanezca con una hoja seca no es motivo de problema ni de enfermedad. Incluso que la hoja se haya vuelto un poco amarilla y haya perdido totalmente su color natural. En este caso, significa que la planta está renovándose dejando caer las hojas más viejas para darle paso a las nuevas.

De todas las dudas que tengas busca información o ponte en contacto con nosotros para poder así, cuidar al máximo todas tus plantas. Si sigues estos consejos seguro que estarán a salvo de cualquier mal que pueda afectarles. ¡Que tu jardín brille más que nunca!

Deja un comentario