Cómo evitar la aparición y reproducción de cucarachas

Por fin llega el buen tiempo pero con él las primeras cucarachas y efectivamente, no hay nada más desagradable que llegar a la cocina y ver alguna rondando por ahí o peor, volando.

Si el problema es grave y estamos hablando de plaga de cucarachas, lo mejor es que contactes con un profesional o hables con tus vecinos y decidáis hacer una desinfección del edificio, lo que será una buena solución para todos.

Si el problema es leve, hablamos de avistamientos esporádicos, lo mejor es mantener una buena higiene y limpieza en el hogar.

De cualquier forma lo mejor es conocer bien a nuestro enemigo para saber cómo combatirlo.

Una de las cucarachas más habituales en nuestras ciudades y hogares es la comúnmente conocida como cucaracha americana. Estas cucarachas tienen preferencia por lugares cálidos, húmedos y oscuros, por lo que es normal verlas aparecer por la noche. Pueden llegar a medir 4cm, suelen vivir entre 14 y 20 meses y una hembra adulta puede llegar a tener 800 crías al año. Las hembras ponen ootecas o cápsulas que contienen huevos en zonas con abundante humedad y alimento para asegurar su perpetuación.

En primer lugar sellaremos todas aquellas rendijas u oberturas por las que puedan acceder a nuestra vivienda. Es ideal el uso de mosquiteras pero habrá que revisarlas bien para asegurarse de que cierran bien y de que no tienen ningún roto por donde puedan pasar.

En segundo lugar tendríamos que hacer una revisión y comprobar que no tenemos ningún habitante indeseado por nuestra casa. Como comentábamos, los lugares húmedos, oscuros, cálidos y con restos de comida suelen ser los paraísos de la cucarachas. Revisad cañerías, tuberías y desagües, que no haya ninguna fuga o se os haya derramado algún líquido. Por las noches intentad tapar los desagües para que les sea imposible acceder por ellos.

El cubo de la basura es otro de sus grades aliados ya que reúne las mejores condiciones posibles para las cucarachas y futuras cucarachas. Tenemos que intentar sacar la basura a diario y limpiar el contenedor con productos de limpieza de forma habitual.

Los alrededores de los electrodomésticos, sobre todo de lavadoras y lavavajillas donde el calor y la humedad son característicos, sin contar con que dejan recovecos entre el resto del mobiliario, también suelen ser el escondite perfecto para las cucarachas.

Y por último la higiene. Bien sabemos que con el calor la comida dura poco fuera de la nevera y los alimentos se descomponen mucho más rápido, así que aunque la pereza se apodere de nosotros lo mejor es fregar la vajilla nada más acabemos de comer y guardar las sobras de forma hermética o en la nevera. Además es conveniente limpiar los restos de grasa que se acumulan en los aparatos con los que cocinamos.

Con estas pequeñas directrices evitaremos la aparición de cucarachas en nuestros hogares. Sin embargo, si el problema persiste lo mejor será contactar con un profesional para evitar su aparición ya que además de desagradable no es higiénica ya que son un foco de infección.

Deja un comentario