¿Qué plagas son más comunes en invierno?

Es habitual pensar que los insectos y roedores desaparecerán de nuestras vidas cuando llegue el frío, nada más lejos de la realidad.

El calor de los hogares y la abundancia de alimento convierten a las casas en el refugio perfecto para pequeños animales. Desde nuestra empresa de control de plagas nos enfrentamos cada año a casos que, por lo general, no se dan el resto año:

¿Qué plagas son las más comunes en invierno?

Aunque el invierno no es motivo suficiente para que las plagas desaparezcan, si es cierto que encontramos insectos y roedores diferentes:

Por ejemplo es poco común ver hormigas o mosquitos tan comunes en invierno, ya que estos entran en una estado denominado diapausa invernal, en el cual cesa su reproducción debido a las bajas temperaturas, lo que nos ayuda a no verlos más hasta la llegada de la primavera.

Por otro lado tenemos a los insectos y roedores que lejos de desaparecer comienzan a buscar un refugio seguro, de esos son, de los que tenemos que preocuparnos.

Veamos los más comunes:

Roedores: 

Los roedores son portadores de enfermedades por lo que conviene llamar a una empresa de control de plagas en el mismo momento de su avistamiento. Estos animales por lo general viven en en espacios abiertos y son las temperaturas extremas las que les obligan a buscar refugio en nuestros hogares.

Chinches y pulgas: 

Estos pequeños insectos se alimenta de sangre por lo que pueden llegar a ser realmente molestos. Su reducido tamaño además nos dificulta librarnos de ellos (A veces incluso identificarlos) si no es con un servicio de control de plagas.

Las chinches y pulgas se reproducen durante los 365 días del año siempre que existan condiciones favorables, por supuesto la temperatura y comida abundante que encuentran en nuestras casas son condiciones más que favorables para estos indeseables inquilinos.

Arácnidos

¿Sabías que dentro de la familia de los arácnidos no se incluyen solo las arañas? pequeños animales como escorpiones, vinagrillos y garrapatas también pertenecen a esta curiosa e indeseable familia de invertebrados.

Los arácnidos mantienen el mismo nivel de actividad durante todo el año, buscando refugio cuando las temperaturas empiezan a bajar. Esta supone una de las invasiones con más riesgo para las familias ya que las diferentes picaduras pueden traer consecuencias fatales, llegando a ser mortales en muchos casos.

Se aconseja llamar a la empresa de control de plagas al primer momento de notar su presencia y no intentar erradicarlos con otros medios, minimizando así el riesgo de sufrir picaduras.

Termitas: 

Las termitas se alimentan de cualquier elemento hecho de madera, por lo que pueden causar verdaderos estragos en nuestros hogares y negocios.

El invierno no les supone ninguna molestia siempre que se encuentren en un lugar cerrado, al alimentarse principalmente de madera tienen un suministro de comida casi ilimitado.

Conviene llamar a la empresa de control de plagas lo antes posible con el fin de preservar nuestros muebles.

Por otro lado la presencia de estos animales no se da solo dentro en nuestros hogares, los locales comerciales también les resultan un refugio acogedor.

Cualquier estancia cerrada con comida abundante les supone un lugar seguro durante el invierno. Recuerda llamar a una empresa de control de plagas si el problema va a más para evitar su reproducción cuanto antes.

Deja un comentario