Todo lo que debes saber sobre la procesionaria

La procesionaria es un tipo de oruga con una preferencia especial por los pinos, aunque también se deja ver por los cedros y los abetos.

La procesionaria comienza a ser visible en los meses de Diciembre cuando crean sus llamativos sacos blancos en nuestros pinos, con el fin de protegerse del frío. En esta temporada se encuentra en su tercer estado larvario y cuenta con sus pelos urticantes.

Una vez llegada la primavera y terminado su crecimiento la procesionaria llega al suelo, son muy fáciles de identificar ya que estos insectos crean una fila india comandada siempre por una hembra.

La biología de la procesionaria

Una vez vividas sus fases de larva, el adulto de procesionaria se convierte en una bella mariposa nocturna, la cual no se alimenta una vez que sale de la crisálida ya que cuenta con solo dos días para aparearse y dejar así su descendencia. Pasado este tiempo la vida de la polilla llega a su fin.

La hembra fecundada tiende a dejar sus huevos cerca de una o dos acículas (Hojas de árbol en forma de aguja) colocando alrededor de un centenar de huevos que eclosionan pasados un mes, más concretamente entre mediados de Septiembre y principios de Octubre.

Una vez que los huevos eclosionan las larvas, en su primer estado, comienzan a alimentarse de las acículas, aunque en este primer momento los daños son todavía imperceptibles en el árbol. No es hasta el tercer estado larvario que cuentan con las púas irritantes.

Recordemos que llegan a este estado en el mes de Diciembre.

En los meses de Marzo y Abril aprovechando el buen tiempo, las orugas bajan por fin al suelo para enterrarse y pupar. Durante el tiempo que permanecen en tierra es cuando observamos las curiosas procesiones que realizan, ya que se desplazan la una pegada a la otra en una fila india que recuerda a una procesión. Esta es la razón por la que la procesionaria recibe su curioso nombre.

Las crisálidas que entierran en el suelo pueden permanecer en estado latente hasta 4 años, esperando las condiciones propicias para eclosionar y terminar así su ciclo de vida.

Siempre se abrirán en verano.

Cómo prevenir las plagas de procesionaria La mejor forma de prevenir plagas en los cultivos es mantener las buenas condiciones de riego y abonado, ya que los árboles con suficientes nutrientes tienen menos probabilidades de padecer cualquier tipo de plaga. Los ejemplares más jóvenes y los árboles debilitados son los más propensos a sufrirlas.  También debes saber que la procesionaria tiene predilección sobre un tipo de pino frente a otros, entre sus favoritos encontramos el Pinus canariensis y el Pinus nigra. Colocar cajas nido en nuestros pinos con el fin de favorecer la diversidad de pájaros insectívoros es la mejor forma de mantener a la procesionaria (Y otros insectos) en niveles de población aceptables. Además de esta manera tratamos la plaga de manera natural lo que no afecta a los árboles, ni al resto de ecosistemas de la zona.

Deja un comentario